Muchas personas al querer una mascota no se sienten identificadas con las que comúnmente conocemos, por lo que optan por otras especies animales que salgan fuera de lo común, como pueden ser los reptiles.

Entre los distintos reptiles que son adoptados como mascotas se encuentran los gecos, unos pequeños lagartos que también logran camuflarse como lo hacen otros reptiles, y que muchas veces ingresan en las viviendas sin que sus dueños se lleguen a dar cuenta de ello.

También conocidos como “gekkota” o “geckos”, dado por sus características y lo dóciles que son, estos son una de las primeras opciones al momento de escoger una mascota para los niños, quienes pueden escoger entre las 1500 variantes que existen según el lugar donde se encuentren.

Pese a que el cuidado de estos animales no es nada complicado, es importante que se conozcan algunos aspectos fundamentales para que sus dueños puedan cuidar de ellos de manera óptima, preservando así la vida de estas criaturas tan curiosas y particulares.

Algunas cosas que debes saber sobre los geckos

Algunas cosas que debes saber sobre los geckos

Entre las características que poseen estos animales, destaca su capacidad para adherirse a casi cualquier superficie sin importar el material con el que esté hecha, por lo que podrás verlos en las paredes caminando, e incluso en el techo, desafiando así a la gravedad, lo cual consiguen gracias a sus patas que poseen pelos adherentes microscópicos.

Otra de las características de los gecos es que emiten ciertos sonidos, ya que estos poseen cuerdas vocales y es algo que los diferencia de los demás reptiles que existen en la naturaleza, pero dichas vocalizaciones son más que todo para defenderse de depredadores, alertando así a otros ejemplares de su especie del peligro que está cerca.

La mayoría de estos animales son de color verde, aunque se pueden encontrar ejemplares con colores muy variados y manchas, e incluso otros capaces de cambiar el color de su piel como lo hacen los camaleones.

Pero si de verdad quieres cuidarlos y protegerlos como una mascota, debes evitar sujetarlos por su cola, ya que estos pueden cortarla si llegan a sentirse amenazados por alguien que los ha tomado por ahí.

¿Qué debes saber para tener a un geco como mascota?

En cuanto al hábitat que necesitan los gecos, debes saber que este tiene que ser un espacio que sea húmedo y cálido a la vez, además de tener agua limpia para su consumo y algunas barras de minerales. La alimentación de estos animales básicamente son insectos.

Pese a que no son unos animales peligrosos, lo más recomendable es que los humanos no tengan mucho contacto con estos, ya que pueden tener enfermedades que nos transmitan, así como nosotros a ellos y todo a través del tacto.

Entre las enfermedades complicadas que los geckos pueden transmitir se encuentra la salmonela o los microorganismos que causan la misma.

Aunque son animales que pueden ser tomados como mascotas, estos son muy independientes, por lo que solo tendrás que estar al pendiente de su alimentación y de que su hábitat cumpla con los requerimientos mencionados.

De las características de su hábitat tenemos que resaltar que también debe contar con arena desértica, ya que esta es el mejor sustrato que existe, así como debes colocarle un recipiente para el agua que sea lo suficientemente grande para que este pueda bañarse y tendrá que contar con un terrario que le permita esconderse. Pero lo más importante de todo es que pueda tener acceso a la luz solar o al menos a una lámpara de mercurio.

Para finalizar, debes saber que con los gecos ocurre como con cualquier otra mascota, así que debes limpiar muy bien su hábitat, ya que la limpieza es parte fundamental de su vida, por lo que al menos una vez a la semana deberás encargarte de esta tarea.

Deja una respuesta